Tierra Negra: Taller de escritura vital

2

Hoy fue nuestro último día de Bormes Las Mimosas, o el pueblo de las flores amarillas.
Hoy fue nuestro último día de jardinear, de desayunar al sol, de croassants y claveles y maravillosas orugas caminando en las hojas de las hiedras.
Hoy fue nuestro último día después de algo que duró más de dos meses y medio. Y digo “algo” porque realmente no sé qué fue. Fue una espera, sí. Fue aprender. Fue soledad. Fue despertar temprano y encontrar en los muros de piedra el sol naranja. Y comenzar mi historia de nuevo. Una y otra vez. Hasta el infinito.

Bormes, pueblo francés, preguntas con propósito.

Sucedieron tantas cosas desde mi último posteo en donde me vi desbordada de amor y coraje.

Sucedió por ejemplo que fuimos al mar.
Como ritual de despedida fuimos a este mar crepúsculo. A este mar sinfónico. A este mar ancho en el que caben todos los cuerpos.
Nadamos en la oscuridad.
Abrimos los ojos debajo del agua.
Hablamos con los perros que nadan en la luz.
Los perros que cierran los ojos porque sí.
Los perros que hablan el idioma del mundo..

Y no había nadie en la playa en este mar en este otoño.
Por primera vez desde el verano y por última vez desde el otoño.

Hicimos todo aquello que hacemos cuando decimos adiós.
No sé cómo se hace para decir adiós a algo que se ama.

Los pulpos morados, las ventanas abiertas, este no volver, que comienza ahora: es el abismo azul en el que nacen nuevas cosas, pero en el cual todavía estamos diciendo adiós.

Vuelvo a casa. Comienzo a armar mi valija. Separo ropa. Exe prepara café. Lavamos los platos. Escuchamos música. Nos vamos. Así uno abandona un lugar: con una sencillez deslumbrante y negra.

Abandonamos Bormes Las Mimosas, el pueblo de flores luminosas.

Lo extraño es que justamente hoy todo mi miedo a hacer tomó forma. Y dije, por primera vez en dos meses y medio, Sí, QUIERO.

Así es que en este final, como en caja musical, comienza una nueva melodía.
Esta melodía nace en esta boca pero se extiende a todas las bocas de luz azul.
Esta melodía se llama: Compañía poética.
A esta melodía mi boca te invita.
Con miedo, con imprecisión y con locura.

*

COMPAÑIA POETICA no es nada y lo es todo al mismo tiempo.
COMPAÑIA POETICA es un ESPACIO ITINERANTE DE EXPERIMENTACIÓN CREATIVA.
COMPAÑIA POETICA escribirá libros de muchas manos.
COMPAÑIA POETICA es algo que ya nos abre el corazón.
COMPAÑIA POETICA es un lugar de contención en el cual diremos con los ojos cerrados todo lo que es nuestra cascada.

COMPAÑIA POETICA es, ante todo, una posibilidad del lenguaje en el cuerpo y del cuerpo en el mundo y del mundo directo al corazón.

En Compañía poética van a suceder muchísimas cosas. Lo intuyo. Es bonito. Es inmenso. Es minucioso. Es un detalle.

***

Lo primero que sucede dentro de Compañía poética se llama TIERRA NEGRA, y justamente a este jardín te invito. Y te invito porque vos me invitaste a mi primero a esta expresión. Porque me mandaste mensajitos. Porque me diste fuerzas. Porque me agradeciste. Porque estás siempre actuando en boca del amor.

¿Qué es?
TIERRA NEGRA es mi forma de agradecer tu presencia.
TIERRA NEGRA es un Taller literario puramente experimental.
En TIERRA NEGRA usaremos la lapicera una sola vez, y será tremendo, porque seremos ante todo: escucharemos el murmullo.

¿Por qué has elegido este nombre para este taller?
TIERRA NEGRA, en mi jardín, es una tierra pesada, oscura y sumamente nutritiva. La usamos para plantas recién trasplantadas o plantas que necesitan energía extra. Exploraremos la capacidad nutritiva que tiene nuestra propia oscuridad y meteremos los pies y las manos en el barro para saber qué tenemos dentro que nos duele tanto. En la oscuridad pasan muchas cosas bonitas también, porque a ella asociamos el acto de descansar: ese acto tan natural y sencillo en el que nos entregamos como no lo hacemos en ningún otro momento del día.

¿Por qué?
Porque te sientes solo. Porque te sientes retraído. Porque estás cansado y no sabes de qué. Porque sabes que tienes muchas cosas adentro y quieres compartirte. Porque quieres tomar de la mano a alguien y deseas caminar acompañado. Porque quieres escribir con los ojos cerrados, sin juicios y sin jueces. Porque ya no quieres hojas en blanco pero quieres hojas de todos los colores posibles. Porque quieres gritar. Porque quieres cambiar. Porque intuyes que estás cerca de algo grande. Por todo eso, YA ERES PARTE DE TIERRA NEGRA.

¿Tengo que “saber” escribir?
No. Tu boca vasta.

¿Dónde?
TIERRA NEGRA se llevará a cabo en la Ciudad de Buenos Aires, lugar a confirmar (busco madera y luz).

¿Cuándo?
Celebraremos TIERRA NEGRA el día 10 de diciembre, horario a confirmar (busco la hora en la que la tierra opaca la luz del sol).

¿Cuánto cuesta ser parte de esta experiencia?
440 Pesos argentinos hasta el 1/12
490 Pesos argentinos desde el 1/12 en adelante
Las inscripciones cierran el día 7/12
El pago incluye materiales y sorpresas
El pago se realiza mediante depósito/transferencia bancaria a cuenta bancaria en argentina
Hay cupos SUPER limitados porque será ante todo una experiencia sensorial.

¿Por qué me tengo que inscribir con antelación?
Porque en el taller experimentaremos con cosas que ya hayas escrito, por lo que estaremos en estrecho contacto antes del 10/12.

¿Dónde te escribo si quiero saber más de TIERRA NEGRA y formar parte?
Me escribes a compoetica@gmail.com, me dejas un mensajito en Facebook, me mandas una paloma mensajera.

Te espero.

Quiero dártelo todo.

Eres mi apertura.

M.

¡Lee mi libro de viajes!