Veo veo: mapas

0

Quemo un diario de viajes entero. Sólo recojo algunas notas, como mapas.

Mapa 1 – Kash

Escucho el sonido de las abejas. Casi todos los árboles están florecidos. También de pájaros, de perros. Hoy pensaba que quiero seguir comiendo livianito, así que para Estambul puedo hacer: Un sándwich completo para Rami, Una ensalada de zanahoria, repollo, lechuga y zapallito para mi, Comprar semillas, cosa de comer algo saladito también, Agua mineral, Fruta: 2 bananas y algunas manzanas. Con esto creo que llegamos bien.

Ayer logré hilar 2.000 palabras. Hoy desperté y una voz en rosa me habló al respecto del propósito de mi viaje. Agregado varios días después: ¿eh? Visitar el vacío más seguido. Quebrar esta realidad. Hoy voy a encontrar: El hotel de Bangkok, Y la forma correcta de hacer la visa de Camboya.

Además:

Voy a sacar las sábanas al sol, Y poner sábanas nuevas, Aspirar las alfombras, Llevar nuestras cositas al piso de abajo, Ordenar mi ropa seca, Limpiar el baño de arriba, Recortar la alfombra, Aspirar, Ordenar alfombras, Hacer un calendario nuevo.

Probé solo una cucharadita del guiso de lentejas. He encontrado potenciales en mi mente que desconocía, como el planteamiento de la antítesis. Y luego: ¿eh? Estos días he pasado días enteros con los gatos. Días completos de gatos. Siento que recuperé mi voluntad. Yo he estado recogiendo mis tentáculos. Tampoco he discutido mucho conmigo misma. Tengo los oídos sensibles. Ya no quiero las rutinas de despertar y luego té. Darle a mi mente ese descanso de alimento. Siento afinidad con ellos. Voy a cerrar los ojos un rato más.

Hace días que no escribo mis páginas de la mañana. Llegaron los dueños desde Londres. Ayer la casa estaba impecable y limpiamos escuchando Calle 13. Una limpieza inspirada. Ya no dimensiono nada de lo que sucede: en un mes visitamos Roma, Estambul y Bangkok. ¿No es una locura?

Escribí una lista de cosas divertidas: cuando molestamos con W y F a lo niños que jugaban a la pelota en Misano; cuando Hortensia me atravesó con el palo y caí de espaldas al piso; el chiste de Lyza y el castillito; la historia inventada en Firenze para no dormir junto al hombre raro; la última noche con Jo en Almería intentando sacar una fotografía con los ojos abiertos; la señora que se reía en Turquía; el extraño casamiento en Camboya; mis tortas fallidas; Sally queriendo meterse de cabeza al fuego, siempre.

Luego dibujo una lista sobre un libro que quiero escribir. La lista dice lo siguiente:

Febrero: mudanza, decisión. Marzo, vuelos. Abril, Willy. Junio, La Toscana. Agosto, España. Septiembre, se repite España pero en distinta casa. Octubre, Italia. Noviembre, Italia. Diciembre, más Italia. Enero, Estambul. Febrero, Tailandia. Marzo, Camboya. Y después continúa: el trabajo, una nueva etapa y aventuras, la otra tierra, el espíritu, las relaciones. Y una frase en medio del cuaderno: “debería dejar atrás todo”.

Dinero: 100 dólares para la visa, 100 dólares para comer. Eso es todo durante un mes.

3 de abril.

Soñé algo espantoso. Estaba con un grupo de gente, a todos nos habían dado armas. Algunos disparábamos al aire. Yo disparo al centro de un árbol: no siento nada. Después disparo dos balazos a un chico enfrente mío, lo mato. Me divierto, me gusta, siento placer. Luego viene el jefe del grupo. Yo escondo mi arma y siento miedo de que descubra lo que hice. Por supuesto, sabe inmediatamente que fui yo. Ahora el jefe dictamina que todos pueden hacer con mi cuerpo lo que quieran, menos matarme. Paso horas bajo las miradas y las manos de esa gente. Estoy desnuda. Lo que hice está mal, lo sé. Todos se divierten conmigo. No sé por qué el jefe del grupo siente piedad por mí y me ayuda a escapar. Me envía a un país musulmán: abro los ojos en el sueño y veo un país nuevo. Arregla un matrimonio con alguien de allí, una mujer me enseña mi nuevo mundo. Mi familia me busca. Yo le envío cartas de a pedazos.

Luego una lista de virus (evidentemente el sueño desató algo adentro): quejarme, depositar mi responsabilidad en otros, creer que en otras situaciones voy a ser más feliz, culpa, tristeza, aburrimiento, ruido, estar lejos del cuerpo, creencia en la debilidad, en la separación, felicidad inconstante.

4 de abril.

Faltan 9 días para irnos. Las perritas son deliciosas. Me voy a dormir.

Mapa 2 – Iboih

Imaginate, estoy escribiendo al lado del mar. Hago una nueva lista: esas cosas que debería hacer al menos una vez en la vida. Snorkelling; mirar las estrellas en un cielo oscuro; llegar a la cima de una montaña; bañarse en aguas congeladas; tomárselas, es decir, irse, y para siempre. Otra lista: observaciones respecto de la isla. Le temen a los perros; no se toma sol; las frutas; el cuerpo; la vida. Luego una lista más: cosas que me gustan de Iboih. Nadar; levantarme temprano; los jugos; el aire fresco por la mañana; el aire fresco por la tarde; los peces. Y luego: cosas que me gustan de la vida. Tomar sol; encontrar música; que la música me encuentre; delirar.

Hoy: discordante.

No veo las partículas que explotan.

Desde que comencé este cuaderno me siento igual, y no son las papafritas. Acotación en el margen: ¿eh? Pero al mismo tiempo: Sé imaginar realidades, Creo en lo posible y lo imposible, Me inspiro. Soñé con barcos. Primer sueño: la novia de A se toma un barco para ir a Australia. Segundo sueño: hago un dibujito explicativo porque con palabras no alcanza. Me gustan tanto las sábanas limpias.

Poesía es estar sumergida en el fondo de las cosas. Es saber poner nombres: barro, colores de las nubes.

Otro dibujito: es así. Sentir, lo cuántico, interno, universo, formas de expresión, pensar, buscar sentidos acá, reglas, sentimientos. Tristeza y nostalgia son otras cosas. Después, consciencia, cuerpo: todo lo que pasa acá es parte del juego, mi cuerpo no soy yo porque lo excedo. Círculo y flechas.

Hoy lo sé. Panza revuelta. Voz hundida. Llega la parte inevitable, pero hoy no tomaré decisiones grandes. Ahora: mar.

Luego, poesía:

hola cuerpo de antes pedazos / y luego en la calle rosada / hola pezón vecino como la / horticultura / pared rosada.

Más poesía:

fueron tantos escalones / algunos azules / otros frutales.

¿Como hacia el sol si las paredes? Y un camino redondo que tiene claves. ¿Como si las paredes con forma circular?

Porque la distancia limpia / Me deja clara, me devuelve camino / Pero la raíz, la caña / De ese olor lejos / De bienaventurada que soy / Es una gloria pequeña / Una gloria de maíz.

Es una bendición, haber cantado las mismas palabras.

Un dibujo: agujeritos que se hacen por pensar en el futuro, por pensar en otros, por hablar demasiado. Silencio completud, estímulos sentir. Ah, qué bonito está el día de hoy, hay un fresquito, hay un mar, hay una puerta abierta. 9 días y contando. ¿Por qué siempre escribo los diarios a 9 días de partir? Lista: para los ñoquis faltaría quesito rayado y algunas otras cositas. RD mira por la puerta y la ventana. ¿Qué es lo que mira? Y yo ¿para qué escribo? Es que ni siquiera estoy despierta. El humito, el humito por todos lados. Una lista nueva: café, relojito, televisión. Cosas.

Más poesía:

Los barquitos vienen / a resguardarse, en los muelles esperan / se tiñen del color de las gotas de a una / y la selva recibe / los tsunamis / como brazos.

Vi 3 mantis el mismo día. Una cita, que no sé de quién es: “me alegra haber dejado atrás lo que llaman civilización”. Escribir solo con un ojo, o con dos ojos. No fue lo que esperaba. Pero las conversaciones son cosa de locos. Esperamos la nueva ola.

Mapa 3 – Kuala Lumpur

Otra lista. Porción exacta de terreno; precio; cantidad de construcciones; bosque; cocina; puede funcionar al instante. Y una lista de viajes también: templo hindú; templo chino, otro templo chino, Little india; petaling; las Petronas, más la otra torre que se puede visitar; museo de artes islámicas; acuario. Cómo llegar desde LCCT: tomar un autobús hasta KL Sentral. Luego vamos a Sungei Wang Plaza. Kuala Lumpur: salida de la isla temprano; ferry, auto, avión; pensamientos; aterrizaje y bus; ciudad verde; agua de arroz; chinitos; un mapa nuevo. El sonido de las mezquitas, no entiendo nada. Dibujos: estamos compartiendo el mismo corazón pero yo necesito el mío, el propio.

Hice listas hasta para las clases de español.

Como si algunos viajes fueran, al lugar de los ancestros

Y otros viajes fueran, al inframundo

Y otros viajes fueran, en submarino.

Pero, ¿y esto qué es? ¡Quiero unirme! El veo veo es uno de los jueguecitos que llevamos a cabo cada mes un grupo de escritores en ciernes. Consiste en publicar, una vez al mes (el día 15), lo que más te apetezca sobre un tema que se decide por votación en nuestro grupo de facebook. ¡Cada mes tenemos más blogs-jugadores! Únete y juega tú también ¡Nosotros ya hemos escrito sobre Aromas,  Sonrisas y Calles! Además hacemos otros juegos que puedes consultar aquí. ¡Que lo disfrutes!

¡No te pierdas todos los veo veo de este mes! La de ojos abiertos – Apuntes Ideas Imágenes – Hey Hey World – Huellas en mí – Magia en el Camino – Prometeo – V de Viajera – amnerismazzeo – Bitácora viajera – Pensadora –Camino mundos – Caminando por el globo – Caminarte mundo – Dream in image –Tentación creativa – Días nómade – Cruzar la puerta – Babelia Heterogénea – Mi vida en una mochila – Los viajes de Nena – Latinamericando – Mi carnívoro y yo – Por las rutas del mundo – Periodistas viajeros – Notas desde algún lugar – La zapatilla – Rumbeando por ahí

¡Lee mi libro de viajes!